escoger-diseñador

Para poder escoger bien al diseñador gráfico que vaya hacer el trabajo que necesitas primero, y lo más importante, es definir bien qué es lo que realmente necesitas. ¿Es una marca, un catálogo, una web, un cartel…? ¿cuales son las piezas que necesitarás para comunicar aquello que deseas comunicar?.

Aunque actualmente el mercado exija que un diseñador gráfico sea todo terreno y domine de todo un poco, la realidad es que siguen existiendo diferentes perfiles y cada creativo, tiene su fuerte. Lo más lógico es buscar aquel perfil que se adapte mejor a tus necesidades, basándote en su experiencia y portfolio. Hay trabajos que pueden requerir más técnica, otros más creatividad, otros pueden requerir rapidez de ejecución o incluso una firma conocida que avale tu comunicación.

Puedes encontrar diseñadores que trabajan por su cuenta, freelance, ya sean recién salidos de la universidad como con media o larga trayectoria, también te puedes dirigir a un estudio de diseño, o a una agencia de publicidad. Insisto lo mejor es saber que necesitas y valorar cual es el mejor perfil para realizar el trabajo.

Date un tiempo en buscar el mejor perfil. Es conveniente que antes de pasarle el trabajo al primer diseñador que se te cruza, hagas un pequeño sondeo entre 4 o 5. A partir de aquí, tendrás que mirar el estilo general de su trabajo y posiblemente, ver qué otros trabajos ha hecho parecidos al que tu necesitas. Hoy en día hay muchos medios donde encontrar al profesional más adecuado, portales especializados como behance.net o domestika.org, también están las diferentes asociaciones y colectivos como colegios oficiales de diseñadores, BCD, FAD, etc, escuelas de diseño con bolsas de trabajo, o las diferentes redes sociales como Pinterest, Instagram o Linkedin, donde diferentes diseñadores exponen sus trabajos y trayectoria. Además, la gran mayoría de diseñadores tienen una página web con su portfolio, para que puedas dar un vistazo.

El presupuesto será el próximo punto de decisión, no existen tarifas fijas en esta profesión, cada uno establece el precio en función de diversos parámetros, que pueden hacer que para un mismo trabajo, haya una diferencia importante entre un diseñador y otro. El cliente no solo paga por la pieza que se diseña, sino por lo que el diseñador sabe, su experiencia y conocimientos. Como en todas las profesiones, en el diseño hay mucho intrusismo y basta con tener habilidad con los programas informáticos, para venderse como diseñador. Los programas son puras herramientas, y sí, puedes ser más hábil o menos hábil, pero lo importante es que el grafismo sea útil y funcional, además de estéticamente correcto y diferente. Los textos se han de poder leer, las imágenes tienen que tener un significado y un motivo, al igual que los colores o la posición de los elementos, y estas cosas no las sabe hacer un programa informático, al menos, de momento. Así que yo no me quedaría siempre con el más barato, porque te puede salir más caro.

Una vez tengas claro con que diseñador vas a trabajar, pásale toda la información que necesite para hacer su trabajo. Es importante saber qué necesitas comunicar, qué quieres decir, cual es el mensaje, cual es tu público, o qué esperas de ese material gráfico, etc. Elabora un briefing para el diseñador. Piensa que cuantas más pistas le des, más podrá afinar la gráfica y dirigirla exactamente a tu público y tu mercado. No se trata de decirle como ha de diseñar, sino qué ha de diseñar. Dar las premisas de inicio es importante, porque tanto el diseñador como el cliente ahorraran en tiempo y evitarán “dar palos de ciego”. Si has escogido un diseñador por su experiencia, escucha sus consejos, la experiencia y la formación son aval suficiente.

Espero que estos consejos te ayuden a escoger adecuadamente al diseñador gráfico que necesitas, sino, siempre puedes pedirle a alguien con experiencia que te asesore.

Hablamos?

+ compartir

No hay comentarios

Agregar comentario

css.php